confetis_de_color_copia2
confetis_de_color_copia2confetis_de_color2

Foulard "Confetis de color"

-15%72,21 € por unidad

5 unidades disponibles
Añadir a tu pedido
La caja de latón, tiene millones de confetis de distinto color. Y cuando abres el portón, te maravilla su esplendor. Se aprecia la armonía del conjunto, donde todo roza la perfección. Puedes meter la mano en el cajón y sentir como te acarician todos pequeños trozos de cartón. Todos son recortes de una misma pieza que fueron troquelados y tintados de distinto color para jugar al juego de la separación, capricho del que compró la caja de latón. Sin embargo, en las capas más internas del grueso papelón, cada uno conserva el recuerdo de ser parte del poderoso cartón y sabe que nunca se produjo la separación. Pero la tremenda culpa por lo que creyó que pasó, que en la Realidad nunca sucedió, ha parecido velar la luz del único brillo que existe y existió. Ahora cada círculo independiente ha perdido la conciencia de ser el infinito cartón y se cree víctima del comprador de la caja de latón, encerrado en un limitado cuerpo disfrazado de “samaritano Gastón”. Ahora cree existir por separado y tener que ganar la partida contra otros para que sea elegido por un supuesto “dios” que él diseñó. Ahora, con trajes de gala y de supuesto amor, se relaciona con otros círculos de diferente color para proyectar su tremendo terror. Es la forma de permanecer engañado creyendo que así se desprende del dolor pero no se da cuenta que justo con esta acción, lo que renueva es revivir continuamente el horror. La caja funciona como un único corazón. Por muy hipnotizados que estén los trozos de cartón, nunca existió pieza mejor en comparación de una pieza peor. En el cajón, hay colores para todos los gustos, colores relacionados con el amor y colores que traen al recuerdo imágenes de dolor, pero ahora que se ha desvelado su procedencia, ¿qué diferencia hay entre ellos si todos son trozos tintados de un mismo cartón? ¿Qué más da que unos se pinten del color “amor” y otros de color “dolor” si todos fueron cortados bajo un mismo patrón y siguen unidos en la caja de latón? Siempre hubo recortes de confeti que sirvieron como ejemplo a otros de tono más oscuro, pero ¿no crees que todo confeti , independientemente de su aparente color, lo único que buscaba era el amor de la mejor forma que sabía en cada situación? ¿No crees que si hubiera sabido hacerlo mejor, hubiera elegido desde un principio ser un confeti de otro color?¿No será que todos son actores de una obra basada en una ilusión y entre todos tienen que atravesar las nubes de cada relación para recibir la luz del sol? Nunca tuvieron vida por si mismos los papeles troquelados. No basta con tener buenas intenciones ya que estas están camufladas en creer que existe el error y vive en un círculo vecino que tengo en el cajón. Hunde tu mano en la caja de latón y saca un puñado de color, tu eres el que puede encontrar la inocencia en cada acción. Eres el que mira cada trozo de cartón y les recuerda que el sufrimiento solamente fue una opción que elegían los confetis de color marrón por creer en la separación. Los confetis rojo amor, son los referentes que nos recuerdan que somos una única pieza de cartón que rebosa amor, sin que caigamos en la comparación e idolatrar a estos para condenar a los de color marrón. Ellos comprendieron que eran el cartón teniendo una experiencia en una supuesta fracción, pintados en esta ocasión de rojo pasión y nunca pensaron ser un círculo independiente que buscaba su particular salvación. Date cuenta, que en tus manos está la posibilidad de salvarte o de condenarte en cada relación con confetis de otro color, ya que en tu subconsciente más profundo sabes que solamente hay uno en la relación, por lo que sabes que la forma que elijas ver a los “otros” círculos de color, reflejará la forma que te ves a ti mismo y como eres el invulnerable cartón. Fabricarás lo que creas que te mereces según dicten tus creencias que residen en las capas más profundas del cartón. Si ves inocencia, aceptarás tu inocencia, y si ves culpabilidad, estarás llamando a tu propio dolor por creer que cometió un asesinato de ficción. O todos confetis se declaran inocentes, o todos culpables, no existe la posibilidad de salvar un trozo de cartón, ni que ningún trozo de confeti salga por el mismo del cajón. Somos inocentes, porque solamente hay una única pieza de cartón troceada en una caja en una ilusión.

Completa tu look

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando acepta su uso.